Últimas noticias

Alcohol, riesgo de fibrilación auricular

Sábado, 19 Julio 2014

El consumo de bebidas alcohólicas en cantidad elevada se ha asociado con un mayor riesgo de fibrilación auricular (FA), pero el consumo moderado no se ha evaluado suficientemente. Un estudio publicado en JACC en julio de 2014 investigó la asociación entre el consumo de alcohol y el riesgo de FA de forma prospectiva en hombres y mujeres suecas y llevó a cabo un meta-análisis de estudios...


Leer más...

Riesgo cardiovascular en obesos

Lunes, 23 Junio 2014

Los obesos metabólicamente saludables tienen mayor prevalencia de aterosclerosis coronaria subclínica que las personas con peso normal metabólicamente sanas, según un estudio publicado en junio de 2014 en New England Journal of Medicine. El objetivo de este estudio fue comparar el calcio de las arterias coronarias (CAC) entre obesos metabólicamente sanos y las personas de peso normal...


Leer más...

Antidepresivos en embarazo y cardiopatías congénitas

Lunes, 23 Junio 2014

Los modernos antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) y otros antidepresivos durante el embarazo no se asocian con un mayor riesgo de defectos cardíacos congénitos, según un estudio publicado en junio de 2014 en New England Journal of Medicine. Hasta ahora no había certeza de si el uso de estos fármacos durante el embarazo aumentaba el riesgo de defectos...


Leer más...

Café y riesgo cardiovascular

Lunes, 17 Febrero 2014

Un estudio publicado en Circulation en febrero de 2014 concluye que el consumo de café no aumenta el riesgo cardiovascular. Existe mucha controversia sobre la asociación entre el consumo de café y la enfermedad cardiovascular (ECV). El citado estudio se realizó mediante un metanálisis para evaluar la relación dosis-respuesta del consumo de café a largo plazo con el riesgo de ECV.

Para la...


Leer más...
Las arterias coronarias PDF Imprimir E-mail
Miércoles, 07 de Diciembre de 2011 23:19

El corazón es un órgano bien vascularizado, que recibe el 5% del flujo sanguíneo general. El miocardio está irrigado por las denominadas “arterias coronarias”, las cuales se originan en el comienzo de la aorta y se distribuyen  por la superficie del corazón, dando ramificaciones que terminan profundizando en el espesor del miocardio. La anatomía general de las arterias coronarias es muy variable, pudiendo presentarse con un número de ramificaciones escaso o abundante, un calibre variable y un curso rectilíneo o tortuoso. En el árbol coronario existen habitualmente conexiones colaterales, que pueden estar entre ramas distintas de una misma coronaria o entre coronarias diferentes.

Habitualmente, los orificios de origen de las coronarias son 2, aunque pueden ser 3 y, raras veces, más. Lo más frecuente es encontrar dos arterias coronarias, que surgen de la parte inicial de la aorta, el bulbo aórtico, y son denominadas, por su localización, como “izquierda” y “derecha”.

La arteria coronaria izquierda está formada por un tronco común, o tronco principal, que desde la aorta se dirige hacia la izquierda. Este tronco suele ser de pocos milímetros de longitud, dividiéndose rápidamente en dos grandes ramas, la arteria interventricular anterior y la circunfleja. En ocasiones, el tronco común se trifurca, dando también la denominada “arteria bisectriz” o “ramus intermedio”, que surge entre las dos anteriores. Existen casos en los que el tronco izquierdo se divide en más de 3 ramas.

La arteria interventricular anterior, denominada también “arteria descendente anterior”, se origina del tronco principal y transcurre por el surco que hay entre los ventrículos derecho e izquierdo, y alcanza, la mayoría de las veces, la punta del corazón. A lo largo de su recorrido va dando ramas, entre las que destacan las ramas diagonales, que irrigan la pared anterior del ventrículo izquierdo, y las ramas septales, que penetran en el tabique interventricular. La arteria circunfleja surge del tronco principal y se dirige hacia la izquierda por el surco aurículo-ventricular y, con una longitud variable, puede llegar a la porción posterior de este surco; a lo largo de su recorrido va dando ramas que irrigan la cara lateral del ventrículo izquierdo y parte de su pared posterior.

La arteria coronaria derecha se origina en el bulbo aórtico, a nivel del seno derecho. Desde aquí, sigue por la parte anterior derecha del surco aurículo-ventricular, alcanza habitualmente la parte posterior de este surco y llega con frecuencia a la zona central posterior del corazón. Sus ramas irrigan el ventrículo derecho y la cara posterior del ventrículo izquierdo.

Dado que la contracción del corazón dificulta el flujo de sangre por el interior del miocardio, el riego sanguíneo coronario se produce, fundamentalmente, durante la diástole. Tras cerrarse la válvula aórtica, la sangre contenida en la aorta ascendente actúa como un reservorio, a partir del cual se mantiene un flujo coronario relativamente constante durante toda la diástole. Las arterias coronarias superficiales ofrecen poca resistencia al paso de la sangre, aunque pueden sufrir cambios en su tono vasomotor. Las arterias y arteriolas intramiocárdicas son las que imponen la mayor parte de la resistencia al flujo coronario. Sin embargo, con el flujo mantenido durante la diástole es suficiente para llevar el oxígeno necesario al miocardio. Lo que habitualmente dificulta de verdad este flujo sanguíneo es la obstrucción de las arterias coronarias por placas de ateromatosis, que es lo que constituye la conocida enfermedad coronaria.

Última actualización el Miércoles, 07 de Diciembre de 2011 23:23
 
Web del Corazón | Template Design ah-68 | Copyright © 2009 by Firma