Publicidad

Política de privacidad de Google

Últimos artículos

Cúrcuma o Turmeric para la enfermedad cardiovascular

Cúrcuma o TurmericLa Cúrcuma o Turmeric es uno de los productos...

Estatinas versus fitosteroles

estatinas versus fitosterolesLos niveles elevados de colesterol en la...

Frecuencia Cardiaca y Riesgo Cardiovascular

frecuencia cardiaca y riesgoDiferentes estudios han demostrado que la...

Enlaces

Tratamiento después de un infarto

PDF Imprimir E-mail
  Valoración: 5.0 / 5 - 5 votos

Domingo, 23 de Agosto de 2015 12:03

tratamiento después de un infartoEl infarto de miocardio es la muerte de una parte del músculo del corazón, el cual no se regenera, y actualmente no hay método efectivo de conseguir reponer las células perdidas. Por ello, las medidas de tratamiento después de un infarto son realmente métodos de prevención, con la intención de reducir el riesgo de que se produzca otro infarto y las complicaciones relacionadas.

Este tratamiento después de un infarto es lo que se conoce como prevención secundaria. Se han investigado muchas intervenciones para conseguir esta prevención, pero la mayoría de ellas han sido ineficaces y no han demostrado beneficio alguno. Sin embargo, con algunas de las medidas evaluadas se ha conseguido reducir el riesgo de infarto, de sus complicaciones y de muerte, aunque en un porcentaje más bien bajo, por lo que no existe hoy en día ningún método que asegure la prevención con certeza.

Todo paciente que ha sufrido un infarto tiene un riesgo aumentado de tener otro en el futuro. Por ello, se le recomienda que tome todas las medidas de prevención que se conocen. La prevención secundaria del infarto de miocardio comienza con las modificaciones en el estilo de vida, que es muy importante y la base del resto de las actuaciones preventivas. Además, se debe tratar la hiperlipemia, la hipertensión y la diabetes. Por último, el paciente deberá tomar aquella medicación que ha demostrado reducir el riego cardiovascular.

 

Modificaciones en el estilo de vida.

Las medidas más efectivas para mejorar la supervivencia y reducir el riesgo de complicaciones después de un infarto de miocardio son las derivadas de la modificación en el estilo de vida, las cuales tienen la intención de controlar los factores de riesgo cardiovascular. Entre ellas destaca sobremanera el abandono del tabaco. Al dejar de fumar, el riesgo de sufrir un nuevo infarto disminuye rápidamente y a los dos años del abandono del tabaco es similar al de los pacientes que no han fumado nunca. Por ello, las intervenciones dirigidas al abandono del tabaco deben estar incluidas en la estrategia de prevención cuando el paciente deja el hospital tras haber sufrido un infarto de miocardio.

La dieta y el ejercicio físico son los otros pilares de la modificación del estilo de vida. Se recomienda seguir una dieta pobre en grasas saturadas y sal, y rica en vegetales, con la intención de reducir la hiperlipemia y la hipertensión arterial. Las personas obesas deben comer alimentos de bajas calorías, para adelgazar y conseguir un peso corporal ideal. Los diabéticos tienen que llevar una dieta pobre en azúcares y limitada en calorías. Por otro lado, todos los pacientes que han tenido un infarto de miocardio deberían seguir un programa de rehabilitación cardíaca, que se deberá continuar con la práctica habitual de ejercicio físico de predominio aeróbico.

En las modificaciones en el estilo de vida es muy importante el abandono del tabaco, la dieta cardiosaludable y el ejercicio físico.

http://webdelcorazon.com/index.php/tabaco.html

http://webdelcorazon.com/index.php/alimentacion.html

http://webdelcorazon.com/index.php/deporte.html

 

 

Tratamiento de la hiperlipemia.

Existen muchos estudios que demuestran que los niveles elevados de colesterol LDL se asocian a un mayor riesgo de padecer enfermedad arterial coronaria. Así mismo, se ha comprobado que la disminución del colesterol de la sangre reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular. Por ello, se recomienda que el colesterol LDL en suero sea inferior, al menos, a 100 mg/dl en los pacientes con enfermedad coronaria, aunque en las últimas guías se aconseja que la concentración esté por debajo de los 70 mg/dl, mientras que algunos autores recomiendan valores aun menores. Estas recomendaciones deben aplicarse a todos los pacientes que han tenido un infarto de miocardio.

Para intentar conseguir el objetivo de reducir el colesterol LDL, lo primero que se debe hacer es recomendar una dieta pobre en grasas saturadas. Si con esto no se consigue reducirlo por debajo de los 100 ml/dl, se debe iniciar tratamiento con una estatina, aunque algunos autores la añaden a todos los pacientes tras un infarto, dado el efecto antiinflamatorio de estos fármacos sobre las placas de ateroma. En caso de que no se consiga el objetivo con la estatina, puede ser efectivo asociar ezetimiba. En pacientes con hipertrigliceridemia, generalmente cuando la concentración de triglicéridos en suero es mayor de 300 mg/dl, además de la dieta, debe valorarse añadir un fibrato al tratamiento.

 

Depresión.

Algunos pacientes desarrollan depresión después de un infarto de miocardio y se ha comprobado que esto supone un mayor riesgo de complicaciones cardiovasculares y mortalidad. Los pacientes a los que les falta el apoyo emocional en su ambiente habitual después de salir del hospital tienen mayor riesgo de episodios cardiovasculares recurrentes. No se conoce el mecanismo por el que la depresión y la falta de apoyo emocional empeoran el pronóstico después de un infarto de miocardio.

El tratamiento de estos problemas debe iniciarse mediante el apoyo psicológico de los programas de rehabilitación cardiaca. Incluso, se recomienda que continúen posteriormete mediante visitas domiciliarias. Con esto se consigue mejorar la calidad de vida y el pronóstico de los pacientes. Dada la importancia de la depresión sobre el pronóstico postinfarto, también puede ser necesario el tratamiento antidepresivo farmacológico. En tal caso, el paciente debe ser valorado y tratado por un psiquiatra.

 

 

¿Qué medicación después del infarto?.

tratamiento después de un infartoSe han probado múltiples fármacos en la prevención tras un infarto de miocardio, pero la mayoría de ellos han fracasado en demostrar un beneficio significativo. Incluso, los que han conseguido algún efecto positivo tienen una efectividad limitada y reducen las complicaciones cardiovasculares en porcentajes proporcionalmente bajos. Los medicamentos que han demostrado mayor efectividad en la prevención postinfarto son los antiagregantes, los anticoagulantes, los betabloqueantes y los inhibidores del sistema renina-angiotensina-aldosterona.

El antiagregante más estudiado y que ha demostrado mayor beneficio tras un infarto de miocardio es el ácido acetilsalicílico (aspirina). La aspirina reduce en más de un 20% el riesgo de complicaciones cardiovasculares y de mortalidad en los pacientes que han sufrido un infarto. Se suele administrar en dosis de 75 a 150 mg/día, comenzando desde el primer día del infarto.

Para los pacientes alérgicos a la aspirina, se recomienda indicar clopidogrel a dosis de 75 mg/día. Algunos autores asocian aspirina y clopidogrel durante el primer año postinfarto, manteniendo la aspirina sola posteriormente. El efecto beneficioso de los antiagregantes se justifica porque, en la gran mayoría de los casos, el infarto de miocardio es consecuencia de la oclusión coronaria por un trombo.

En este sentido, es lógico esperar que los anticoagulantes también reduzcan el riesgo de infarto de miocardio, como así se ha demostrado en algunos estudios. Sin embargo, se prefiere utilizar solo antiagregantes dado el riesgo de hemorragia con los anticoagulantes. Estos solo se suelen recomendar cuando existe fibrilación auricular o la contractilidad del ventrículo izquierdo está severamente deprimida.

Los betabloqueantes también reducen en más de un 20% el riesgo de complicaciones cardiovasculares y de mortalidad en los pacientes que han sufrido un infarto. Este beneficio es mayor en aquellos con riesgo más elevado, como son los que han tenido infartos más extensos. El betabloqueante también se debe iniciar desde el primer día del infarto, siempre que no existan contraindicaciones. Los betabloqueantes más utilizados tras un infarto de miocardio son el atenolol, metoprolol y bisoprolol. Aunque la duración del tratamiento con estos fármacos no está bien establecida, la mayoría de autores los mantienen indefinidamente.

Otros fármacos que han demostrado efectividad en el pronóstico de los pacientes que han sufrido un infarto de miocardio son los inhibidores de la enzima conversora de la angiotensina, como enalapril y ramipril, y los antagonistas del receptor de la angiotensina II, como el valsartan. Estos medicamentos disminuyen el riesgo de dilatación ventricular, la probabilidad de episodios de isquemia miocárdica y la mortalidad. Por ello, se recomienda utilizarlos desde los primeros momentos del infarto de miocardio y mantenerlos tras el alta si no existen contraindicaciones. El beneficio de estos fármacos es mayor cuando la contractilidad del ventrículo izquierdo está deprimida, generalmente cuando la fracción de eyección es inferior a 0,40.

No hay otros medicamentos que sean verdaderamente útiles en el tratamiento después de un infarto. Se han ensayado los nitratos, antagonistas del calcio, antiarrítmicos y hormonas, con resultados poco claros. Los antagonistas del calcio verapamil y diltiazem pueden ser útiles en personas que no toleran los betabloqueantes o tienen contraindicaciones para los mismos. Los nitratos son útiles cuando el paciente presenta angina, pero no han demostrado mejorar el pronóstico. El suplemento dietético con ácidos grasos omega-3 se asocia a un menor riesgo de complicaciones cardiovasculares y de muerte por infarto de miocardio, por lo que algunos autores lo recomiendan a todos sus pacientes con enfermedad arterial.

 



Productos naturales de EEUU. Envíos a todos los países.
Ginseng Fuzion™ is a blend of six powerful, herbal adaptogens which includes the potent American ginseng. Ginseng Fuzion promotes energy and balance.VeganSafe™ B-12 is a blend of the two most bioactive forms of vitamin B-12, an essential nutrient for normal energy levels and the cardiovascular system.Aloe Fuzion™ is a powerful aloe vera supplement made from 100% organic inner leaf aloe vera gel. Supports the immune system, skin, and even gut health.Hematrex® is an herbal circulatory system support formula that promotes blood vessel strength and elasticity for healthy blood flow throughout the body.Androtrex® is a vegan-friendly, herbal formula specially crafted to help support normal hormone balance in men and naturally strenghten male vitality.Female Fuzion™ is a premier, herbal hormone balance formula for women that helps to support normal energy levels, increase vitality and regulate mood.

Última actualización el Lunes, 22 de Mayo de 2017 12:37
 


¡ATENCION! TU VIDA ESTÁ A PUNTO DE CAMBIAR ...


"¿Por Qué No Llevar Una Vida Verdaderamente Cardiosaludable, Cuando Conseguirlo Es Tan Fácil?"


¡Descarga gratis nuestras guías y podrás lograrlo!



   Valore este contenido:
   PeorMejor 


Consultas

consultaConsulta al Cardiólogo
Envía tu consulta sobre enfermedades cardiovasculares y el cardiólogo te responderá

Complementos

complementosComplementos naturales
Entra y encuentra todos los productos dietéticos de medicina natural que necesitas

Foro

foroParticipa en el Foro
Haz tus preguntas y consulta las respuestas sobre las enfermedades del corazón y las arterias

Directorio

directorioDirectorio de enlaces
Directorio de enlaces a webs y portales de salud y páginas relacionadas

Ofertas de trabajo

ofertas de trabajoOfertas de empleo
Encuentre su trabajo buscando en nuestra sección de ofertas de empleo

Plan de empresa

plan de empresaPlan de empresa
Ejemplo de un plan de empresa para un negocio de productos para la salud

Google+

Google+Visítanos en Google+
Visita nuestra página en la red social de Google plus

Web of the Heart

Web of the HeartWeb of the Heart
English version of Web del Corazón