Publicidad

Política de privacidad de Google

Últimos artículos

Estatinas versus fitosteroles

estatinas versus fitosterolesLos niveles elevados de colesterol en la...

Frecuencia Cardiaca y Riesgo Cardiovascular

frecuencia cardiaca y riesgoDiferentes estudios han demostrado que la...

Tratamiento de la Fibrilación Auricular

tratamiento de la fibrilación auricularTratamiento de la fibrilación auricular rápida

...

Enlaces

Beber Agua: Cómo Calcular los Requerimientos

PDF Imprimir E-mail
  Valoración: 5.0 / 5 - 2 votos

Miércoles, 10 de Diciembre de 2014 20:23

Todo depende de las pérdidas

Alrededor del 60% del peso corporal de un persona adulta normal es agua, siendo aproximadamente del 70% en los jóvenes y del 80% en la infancia, mientras que en los ancianos es del 55%, reduciéndose incluso al 50% en la mujeres mayores. Este porcentaje varía con el sexo (es menor en las mujeres) y el peso corporal (los obesos llegan a tener solo un 50% de agua).

Aproximadamente, el 60% de esta agua está dentro de las células y el 40% restante corresponde a líquido extracelular, aunque varía ligeramente entre unas personas y otras y las situaciones clínicas de cada momento. El agua es, por lo tanto, el componente más abundante del organismo, constituyendo el disolvente de la gran mayoría de las sustancias del cuerpo y el lugar donde se producen las reacciones químicas del metabolismo. Por ello, el correcto estado del equilibrio hidro-electrolítico es fundamental para el mantenimiento de las constantes químicas del organismo.

No existe una fórmula matemática exacta para calcular las necesidades de agua de un individuo, pues los requerimientos hídricos varían de unas personas a otras y están en relación con la alimentación y las pérdidas. La única forma precisa de calcular la cantidad de agua que necesita una persona es sabiendo el volumen de agua que elimina su cuerpo, pero este cálculo no puede hacerse con exactitud, por lo que no queda más remedio que hacer una estimación aproximada.

Se calcula que las necesidades basales totales de agua en un adulto se cubren con 35 a 40 ml/Kg/día, incluyendo el agua contenida en los alimentos, la cual equivale aproximadamente a 1-1,2 ml por cada caloría ingerida. Es decir, que una persona de 70 Kg necesitará entre 2.400 y 2.800 ml de agua al día.

 

 

En los niños los requerimientos son superiores proporcionalmente, siendo de 50-60 ml/Kg/día en los niños mayores y de hasta 150 ml/Kg/día en los lactantes.  A esto habrá que añadir las posibles pérdidas extraordinarias, que se pueden producir si hace mucho calor, con el ejercicio físico o si se tiene fiebre. Y las pérdidas serán aún mayores si se trata de un paciente con vómitos, diarrea, poliuria, hemorragia, quemaduras o traumatismo.

El cálculo de la cantidad de agua que pierde el cuerpo puede hacerse de forma aproximada. Por un lado están las pérdidas sensibles, que es el agua que se elimina con la orina, heces y sudor; y por otro, están las insensibles, que es el agua que se elimina por evaporación desde la piel y con la respiración.

Se calcula que las pérdidas insensibles por la piel son de unos 7 ml/Kg de agua al día y por la respiración de unos 5 ml/Kg diarios, y las pérdidas sensibles con las heces son de 100 a 300 ml/día, con la orina de 800 a 1.500 ml/día y con el sudor de solo 100 ml/día en reposo y a temperatura ambiente intermedia.

Las pérdidas por el sudor aumentan con el ejercicio físico y pueden llegar a ser de 15 ml/Kg/día con el ejercicio moderado y de hasta 30 ml/Kg/día cuando el ejercicio es más intenso y duradero, siendo mayores cuanto más elevada es la temperatura ambiente. En situaciones de enfermedad los requerimientos aumentan todavía más, debiéndose calcular pérdidas por hiperventilación, fiebre, cirugía y/o medicamentos.

Para calcular la cantidad de agua que debemos ingerir hay que considerar el agua que llevan los alimentos, el agua libre y el agua proveniente de la oxidación interna de los alimentos (el agua endógena, que es de 200 - 400 ml al día). Con algunos alimentos es fácil saber el volumen aproximado de agua que llevan; es lo que pasa con los zumos, la leche, sopas o potajes. Con otros alimentos es más difícil de calcular la cantidad de agua que contienen; es lo que ocurre con las frutas, verduras, carne y pescado. Con los alimentos se estima que ingerimos entre 800 y 1.200 ml de agua al día.

La sensación de sed es la guía natural para la ingestión de agua, pero obviamente no es útil en lactantes, ni en algunos tipos de enfermos o en personas de edad avanzada, en los que la sensación de sed está disminuida. Simplemente tomando agua cuando se tiene sed, es suficiente para reponer las necesidades de líquido del organismo, como ha ocurrido desde el principio de la historia de la humanidad.

Sin embargo, algunos autores consideran que no debería esperarse a tener sed para ingerir agua, pues entonces ya existe deshidratación. Esto es en parte cierto, ya que la sensación de sed aparece cuando aumenta la concentración de sodio en la sangre al reducirse la cantidad de agua en la misma, pero cuando comienza a sentirse la sed el nivel de deshidratación en ese momento es despreciable.

 

 

En todo caso, se podría recomendar tomar agua ante la mínima sensación de sed, para evitar hasta el más insignificante grado de deshidratación. Una forma grosera que se ha propuesto para estimar la cantidad de agua que estamos ingiriendo es observando el color de la orina; si es muy oscura, se supone que está muy concentrada, por lo que se estima que la cantidad de agua ingerida es insuficiente, mientras que si es muy clara, se considera que está muy diluida porque estamos ingiriendo demasiada agua.

En personas de edad avanzada, el corazón puede estar debilitado, por lo que la sobrecarga de líquidos puede producir insuficiencia cardiaca. Así  mismo, en pacientes con enfermedad renal importante, el exceso de líquido ingerido se retiene al no poderse eliminar por el riñón y se producen edemas. Por lo tanto, a estas personas no debe aconsejarse tomar mucha agua, como así se hace con frecuencia, incluso por recomendaciones médicas. Además, es posible que algunos de estos pacientes requieran lo contrario, es decir una restricción hídrica, como parte del tratamiento de su enfermedad.

Atendiendo a todo lo comentado anteriormente, lo ideal para saber la cantidad de agua libre a ingerir sería calcular las pérdidas diarias de líquido corporal, pero esto es algo engorroso. Lo que sí se puede hacer es considerar que necesitamos un volumen de agua de 35 ml por cada Kg de peso corporal al día. A la cantidad obtenida se le debe restar el  volumen de agua ingerida con los alimentos más 300 ml de agua endógena; el resultado será el agua libre que debemos tomar.

En un adulto normal, se puede considerar que requiere unos 2.500 ml de agua total al día. Si a esta cantidad le restamos el agua contenida en los alimentos (que puede ser de unos 1.000 ml) y el agua proveniente de la oxidación endógena (unos 300 ml), el volumen de agua libre que debe ingerir es de 1.200 ml.  Este volumen debe incrementarse en caso de que aumente la sudoración por una temperatura ambiente elevada o por la práctica de ejercicio físico; en estos casos suele ser la sed la que nos obliga a beber, aunque podemos adelantarnos bebiendo pequeñas cantidades frecuentemente, en proporción al calor ambiental y al esfuerzo realizado.

 



Productos naturales de EEUU. Envíos a todos los países.
Ginseng Fuzion™ is a blend of six powerful, herbal adaptogens which includes the potent American ginseng. Ginseng Fuzion promotes energy and balance.VeganSafe™ B-12 is a blend of the two most bioactive forms of vitamin B-12, an essential nutrient for normal energy levels and the cardiovascular system.Aloe Fuzion™ is a powerful aloe vera supplement made from 100% organic inner leaf aloe vera gel. Supports the immune system, skin, and even gut health.Hematrex® is an herbal circulatory system support formula that promotes blood vessel strength and elasticity for healthy blood flow throughout the body.Androtrex® is a vegan-friendly, herbal formula specially crafted to help support normal hormone balance in men and naturally strenghten male vitality.Female Fuzion™ is a premier, herbal hormone balance formula for women that helps to support normal energy levels, increase vitality and regulate mood.

Última actualización el Lunes, 12 de Junio de 2017 10:26
 


¡ATENCION! TU VIDA ESTÁ A PUNTO DE CAMBIAR ...


"¿Por Qué No Llevar Una Vida Verdaderamente Cardiosaludable, Cuando Conseguirlo Es Tan Fácil?"


¡Descarga gratis nuestras guías y podrás lograrlo!



   Valore este contenido:
   PeorMejor 


Dietética

Productos de dietética

dietética

dietética